José Luis Cuevas

México, 1931

Pintor, dibujante, escritor, grabador, escultor e ilustrador, el mexicano José Luis Cuevas destaca por su obra neofigurativista, esto es, romper las estructuras convencionales que afectan la figura como molde, convirtiéndola en una composición que guarda nuevos significados. Marta Traba escribió que se trata de la representación del alma, y sería ridículo darle forma convencional o agradable; sin embargo, como de todas maneras el alma era del hombre y el hombre reclama su imagen, era preciso darla en pedazos, inmolada y abierta, desgarrada o deformada; perdida sin remedio la ficción de su integridad física. Entonces, la perspectiva de la obra de Cuevas no tiene que ver únicamente con una reestructuración de fragmentos voluptuosos, sino con una recreación de la cultura tomando en cuenta lo grotesco, lo oscuro, la degradación humana. Para esto, José Luis retrata prostitutas, pordioseros, locos y enfermos por ser personajes modelo para la elaboración de sus piezas. Su inclusión de la dramática realidad ha movido su obra a Estados Unidos, México, Latinoamérica y Europa. En 1992 fue reconocido como artista de la ciudad por el gobierno mexicano, inaugurándose así el Museo José Luis Cuevas del Centro Histórico.