Rodrigo de la Sierra

México, 1971


La vida es demasiado seria para tomarnos tan en serio.
Rodrigo de la Sierra

El gran manejo de la espacialidad y maleabilidad de materiales es la cualidad principal del artista Rodrigo de la Sierra. Nació y reside en la Ciudad de México, en donde estudió la licenciatura en Arquitectura, además de haber cursado un diplomado de Creatividad en la Universidad del Valle de México y talleres de técnica de materiales, modelado, talla en madera, vaciado y escultura en la Universidad Iberoamericana. En Italia, Canadá, Corea, Estados Unidos y México es reconocido por su larga trayectoria como arquitecto y escultor; sin mencionar su participación con fundaciones no gubernamentales y museos mexicanos.

Por años, De la Sierra se dedicó a esculpir figura humana con técnicas de la academia, pero poco a poco su obra fue adquiriendo cualidades menos realistas y más surrealistas, desembocando en la metáfora y la intelectualización de sus piezas. Rodrigo ha creado un personaje llamado Timoteo, o Timo, un alter ego que juega como niño cómico y pueril con monedas gigantes, escaleras, aviones de papel, un globo, canicas y otras figuras, todas de bronce. Timo alude a temas como las crisis económicas, el desempleo y demás altibajos sociales. Este artista dignifica al arte en la actualidad; su obra refleja a la sociedad, y su interpretación provoca reflexionar más allá del bronce y el color pálido que tienen las esculturas de Rodrigo de la Sierra.