Sebastián Hidalgo

México, 1985

La obra de Sebastián Hidalgo refleja una sensibilidad particularmente ligera pero también compleja, que no se exenta del equilibrio entre paz y miedo. La introspección puesta en obra bidimensional lo ha llevado a explorar otros medios que complementan su expresividad, como la instalación y la fotografía. Con dibujos meditativos, tonos azules que contrastan rosas y amarillos, líneas abstractas y pequeñas manchas que recuerdan las luces estelares, Hidalgo muestra una forma de interpretar lo dual. Parte de su obra tiene un estilo de realismo mágico. Sin embargo, dentro de 10 años de producción, Sebastián ha utilizado la abstracción para representar el peso y la levedad del vacío, también ilustrado como luz y oscuridad, alma y cuerpo, ruido y silencio: elementos de la naturaleza armados como constelaciones, y el pensamiento como lo que les da sentido.

Este artista es egresado de UNARTE en Puebla, México, y ha participado en exposiciones colectivas e individuales como la XV Bienal de Pintura Rufino Tamayo (2012), “Small Works NYC” (2012), Bienal Artemergente Monterrey (2015), y VII Bienal Nacional de Artes Visuales Yucatán, (2015), entre otras.